Ni Facebook, ni Twitter…¡e-mail!

imagesA estas alturas de la transformación digital, el e-mail sigue sorprendiendo por su capacidad de generar resultados. No es tan bueno como la conversación personal o telefónica, pero para algunas cosas parece más eficaz que las redes sociales, que forman parte ya del paisaje y no provocan respuestas tan ágiles de públicos que ya se han acostumbrado a su presencia.

En este contexto no sorprende que los que promueven la movilización social -como Change.org-, o los medios que quieren seguir siendo relevantes –como el Washington Post con sus newsletters– tomen el e-mail muy en serio. También se observan con interés experimentos como The Skimm, un medio que se difunde a través de ingeniosos mensajes de correo electrónico. Visionarios de los medios como David Carr (1956-2015)  avisaban del auge del e-mail ya en 2o14.

El e-mail no es, desde luego, una tecnología revolucionaria (sus antecedentes se remontan a 1962). Sin embargo, es versátil y ofrece oportunidades de medición y segmentación que, a menudo, son mayores que las de las redes sociales. Sobre todo, sus datos de conversión son mejores. En tiempos de fragmentación y atención escasa, el e-mail sigue consiguiendo que prestemos atención y, a veces, nos mueve a actuar. No es poco…

MÁS EN:

https://www.nytimes.com/2014/06/30/business/media/for-email-a-death-greatly-exaggerated.html

The following two tabs change content below.

Francisco J. Pérez-Latre

Profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra. Especializado en medios publicitarios y comunicación corporativa, y principal autor de C4E Trends. El más cultivado de todos nuestros colaboradores, y la mente académica detrás de proyectos de formación de C4E.

Latest posts by Francisco J. Pérez-Latre (see all)



Categories: Tendencias fuerza

Tags: ,

1 reply

  1. Al hilo, me animo a comentar: en digital, como en la vida misma, no todo es lo mismo, ni sirve para cubrir los mismos objetivos. Los planteamientos ni-ni casi siempre son mejorados por posiciones y-y: no es tanto un ‘si esto o lo otro’ como un ‘esto y lo otro’.